Written by 1:00 am OPINIÓN

Cambio climático, soberanía energética y alimentaria

A través del tiempo se impulsa por el capitalismo internacional un modelo que se impone a los países del tercer mundo o subdesarrollados como ellos mismos nos denominan; facilita esta imposición de capitales en la vida económica y política por medio de la explotación y utilización de los recursos naturales, hídricos, mineros, energéticos, ambientales etc., sin comprender que este deterioro lleva a un impacto en el cambio climático y por consecuencia los terremotos, sunamis, oleadas de calor, demasiado frio, contaminación ambiental, capa de ozono, efectos invernadero, contaminación del aire y muchas otras incidencias que se derivan del extractivismo.

Por: Lenin Ferney Patiño Gutiérrez | Este modelo económico está cambiando y ahora algunos gobiernos se preocupan por la naturaleza y su cuidado, esta transición energética como la llaman y el nuevo desarrollo de las fuentes de energía de los recursos naturales es una realidad, debemos pensar en el futuro del mundo, cambiar el modelo energético donde el actuar y propender por cuidar la tierra y el agua es vital para garantizar a futuro la supervivencia de la humanidad; por ello que de todos nosotros depende el éxito, permitirnos o no la evolución hacia un cambio climático, natural, científico, tecnológico y humano.

Empresas hídricas, petroleras, mineras, etc., que son de la nación, las enajenan terceros en complicidad con los sectores políticos que tienen algún control en estos recursos naturales, utilizando por ejemplo el carbón, aguas o aire para generar la electricidad con las hidroeléctricas y termoeléctricas, energía eólica y paradójicamente estar sumisos ante el cobro de la utilización de nuestros recursos naturales, hemos sido cómplices de los políticos de turno inconscientes, vende patrias, permitir que otros exploten lo que tenemos y más encima debemos pagarles por el derecho al uso de la luz, del gas, del agua, dejan el problema ambiental y social; se llevan lo mejor del País y nos dejan el hueco y polvero.

El deterioro ambiental y el impacto que esto genera en las comunidades es evidente, todo esto para ampliar el modelo neoliberal que se extiende por el mercado de libre comercio. Este mismo debate se presenta en los hidrocarburos, el mismo entorno expuesto, se presenta un deterioro de la capa vegetal y el aire debido a esta práctica por años, debido a la gran utilización de químicos y usos de la de la industria dañinos para la humanidad y la naturaleza que tienen los combustibles fósiles, ya que con estos se hacen varios derivados utilizados en la industria, el hogar, la agronomía, y en la industria. se debe ir cambiando el modelo y lograr trabajar por la soberanía energética y alimentaria del país.

Esa lógica absurda de los anteriores gobiernos se está cambiado por este nuevo gobierno que no ha sido dócil, ni borrego ante las pretensiones de las empresas nacionales y extranjeras que siempre nos han utilizado, que se fortifican económica, jurídica y políticamente a partir del plan de apertura económica para poder exonerar las prestaciones de estos servicios, en manos de monopolios y particulares a partir de la desregulación del papel del estado en los servicios y libertad de mercado. Existe ausencia de la cultura de lo propio, de los nuestro, querer el país y hacer respetar su gente, sus aguas, su tierra, sus productos naturales, sus mares, falta de despertar hacia la paz la convivencia, la participación, y la autonomía y soberanía de los pueblos, organizarnos y consolidar una estructura en defensa de la naturaleza y así aportar al desarrollo evolutivo.

___

 *Magister en Educación, Licenciado en Matemáticas y Física, Ingeniero de Petróleos, Docente Catedra UIS Barrancabermeja, Presidente Asociación Sindical de Trabajadores y Provisionales de la Educación en Barrancabermeja (ASTPEB)

Esta columna encierra el pensamiento del autor, en ningún caso es la posición de Río Grande.

Visited 16.616 times, 1 visit(s) today
Cerca de