Written by 1:00 am OPINIÓN

Atlético Bucaramanga

Siempre he sido hincha del Unión Magdalena, el equipo de mi tierra, como decía el narrador de futbol samario Jorge Eliécer Torres, me volví hincha del Junior de Barranquilla entre los años 1981 y 1986 mientras estudiaba mi carrera universitaria en esa ciudad, pero eso sí, mientras no jugara contra el Unión Magdalena. A pesar de vivir más de 35 años en Santander, nunca vi al Atlético Bucaramanga como un equipo al que brindarle mi corazón de hincha y me incliné más bien por Alianza Petrolera, eso sí, mientras no jugara contra el Unión Magdalena.

Por: Alberto Rafael Cotes Acosta | Veía a mi hermano, Fernando José, y a mi gran amigo Pipe Zarruk Diazgranados como se enardecían, como les brillan los ojos cuando hablan, comentan o transmiten un partido del Atlético Bucaramanga, y siempre me pregunte como ellos, podían haber conseguido ese amor tan grande por un equipo que no representa a sus respectivas patrias chicas. Sin embargo, como amante del fútbol, como practicante en uso de buen retiro de ese deporte, si entendía el fervor, la pasión que despierta un equipo de fútbol, por pequeño que sea, en los hinchas.

Atlético Bucaramanga, era el único equipo de los históricos del fútbol colombiano, que no había alcanzado una estrella, fue necesario que pasaran 75 años, para que la afición, los hinchas pudieran disfrutar de esa alegría que le entra al cuerpo del hincha verdadero cuando su equipo llega a una instancia como esa. Fueron 75 años de alegrías y frustraciones, de cosas bien hechas y cosas mal hechas, de decisiones acertadas por parte de los directivos y de decisiones erradas, de casi casi y de eliminaciones estruendosas que incluso lo llevaron alguna vez a la segunda división.

Particularmente en la definición de esta liguilla, me asombré al notar que, en todas partes de Colombia, la mayoría de los hinchas de otros equipos hicieron fuerza por Bucaramanga, y ni hablar de toda Santander. Pero repito los hinchas de otros equipos haciendo fuerza por los “Bucaros” fue la constante, esto debido en gran parte a una animadversión que se siente por el otro equipo, el Santa Fe de Bogotá, no se de donde sale esa antipatía por este equipo, desconozco las razones de fondo, por las cuales casi todos los hinchas de diferentes equipos como Nacional, Medellín, Cali, América, Junior, Once Caldas, etc., siempre le van al que sea que juega en contra de “Santafecito lindo”; los únicos hinchas que me cuadran en esa situación son los de Millonarios (por obvias razones).

“Ningún jugador es tan bueno como todos juntos”: Di Stefano

Esa antipatía, o más bien, el respaldo de la afición futbolera de Colombia al Atlético Bucaramanga, se reforzó por los comentarios llenos de odio de un periodista que se ha ganado con creces la antipatía del pueblo colombiano, él y su hijo.

Y no es porque sean uribistas, nada de política en esta columna. Si no, porque son ese tipo de “periodistas” que han hecho carrera en los últimos tiempos en nuestro país, arribistas, xenófobos, odiadores, maltratadores, clasistas, para nada empáticos, altisonantes, vergonzantes y mala leche.

El periodista de marras – de cuyo nombre no quiero acordarme – como se dice popularmente “pordebajeo” al Atlético Bucaramanga, solo y por el simple hecho que el tiene una rencilla personal con Rafael Dudamel, venezolano y técnico del Bucaramanga, no le reconoció la gran campaña que ha hecho a lo largo de la liguilla, llegando hasta el punto, que al final del partido, cuando Bucaramanga se corona campeón, en la trasmisión del canal donde este “periodista” presta sus servicios, cortó su trasmisión, se levantó y se fue, sin hacer ni un comentario a lo que había sucedido.

La verdad, para mí, lo importante es que Bucaramanga es campeón del fútbol colombiano, lo del periodista deportivo mala leche, es solo la respuesta del público a su actitud, así que, por mí, se puede ir a peinar morrocoyos.

___

*Arquitecto, especialista en evaluación y gerencia de proyectos, especialista en gerencia e interventoría de obras.

X: @a_cotes

Instagram: Alberto_cotes

Tik Tok: @betocotes

Esta columna encierra el pensamiento del autor, en ningún caso es la posición de Río Grande.

Visited 15.699 times, 1 visit(s) today
Cerca de