Written by 1:00 am OPINIÓN

Las estructuras mentales que nos impiden cambiar

Encontrarnos con una realidad donde a diario se presentan asesinatos, donde vemos injusticias por doquier, robos a personas que están tratando de emprender, una educación que se quedó en el pasado y una salud deteriorada, nos hace anhelar un verdadero cambio.

Por: Juan Pablo Suárez Sanabria | Como lo he expresado anteriormente, todo esto simplemente son consecuencias de un problema mas profundo, que está afectando el país y el Magdalena Medio no exento a ello.

La realidad es que la gente no piensa en su prójimo la empatía con el tiempo se ha ido deteriorando.

Hace un tiempo visité una clínica del distrito de Barrancabermeja, presentaba una sintomatología de fiebre y debilidad en mi cuerpo, luego de esperar un tiempo y pasar con el médico general, tuve que esperar a que un grupo de enfermeras tomara la decisión de inyectarme.

Se encontraban conversando la una con la otra, con el celular en la mano y yo me preguntaba, ¿qué esperan para seguir atendiendo a los pacientes? (entre esos yo).

La empatía según la Real Academia Española es la capacidad de identificarse con alguien y compartir sus sentimientos, algo que en la actualidad es poco percibido.

Las personas son heridas con diferentes tipos de armas y hasta asesinadas por no entregar sus pertenencias; esto nos hace preguntarnos: ¿Valemos tan poco, para que tengamos que morir por una moto de diez o quince millones, una cadena de un millón, un celular de cinco millones?

Con esta pregunta no busco desmeritar el trabajo y el esfuerzo de muchos años de cada uno de los ciudadanos para adquirir lo que poseen; si no hacer un llamado a la empatía que se ha perdido tanto en la sociedad, que una persona que delinque no piensa en el daño que le causa a su prójimo y a la familia de este.

¿Cuál es mi papel frente a esta situación?

Tal vez diría yo, el más importante, porque, aunque no vivimos cometiendo actos vandálicos, ni crímenes, ni actos delictivos, en el desarrollo de nuestras actividades diarias si enfrentamos situaciones donde debemos decidir cómo actuar.

Vas en tu vehículo con tu hijo y el semáforo se encuentra en rojo, pero como no ves a nadie venir decides cruzar, afortunadamente sin ninguna afectación; nuevamente en tu vehículo con tu hijo, pero decides no usar el cinturón o el casco.

En medio del desarrollo de tus actividades diarias vas caminando con tu hijo y ves a un vendedor ambulante que vende frutas, éste lleva horas caminando de un lugar a otro tratando de venderlas y tu decides enfrentarte con él debido al precio de las frutas que oferta.

Llega aquella persona a la que le debes dinero a tocar tu puerta y tu para evitar un conflicto llamas a tu hijo y le dices: vaya dígale que yo no estoy.

Un padre que llega a su casa después de haber compartido con sus amigos y consumido mucho licor a agredir a su esposa delante de su hijo.

Estos son algunos de muchos ejemplos que podría citar para comprender cual es tu papel en esta sociedad actual que ha perdido tanta empatía y se ha dejado llevar por una manera de pensar o por estructuras mentales creadas a partir de las malas decisiones que otras personas tomaron un día.

En todos los ejemplos podemos visualizar una conducta equívoca en las decisiones que se toman a diario, desde pasarse un semáforo en rojo, hasta agredir en estado de embriaguez a su esposa frente a su propio hijo; también visualizamos la importancia del ejemplo que le estamos dando a las futuras generaciones.

Y dirás tenía mucho afán, el cinturón o el casco no es necesario, solo voy allí no más, no tengo para pagar mis deudas, me pase de tragos, un sin número de excusas que se convierten en las bases estructurales de la generación que está viendo tu actuar.

Hoy en día ya vemos que los jóvenes no utilizan casco, llegan en estado de embriaguez o bajo los efectos de sustancias psicoactivas a sus hogares a gritar a sus padres, no les importa pasarse un semáforo en rojo.

Muchas veces creemos que podemos encontrar el cambio en alguna persona que nos promete el cielo y la tierra, pero la realidad es que nosotros mismos a lo largo de nuestra vida hemos cometido conductas inapropiadas que es hora de erradicar.

Cuando nuestra conducta cambia todo nuestro entorno es tocado por ese mover y nuestro hijos serán formados con bases firmes para mantener el enfoque justo y verdadero en el tiempo.

Nuestro papel en para una transformación de la sociedad es fundamental, las decisiones que tomas hoy tendrán incidencia mañana, es el tiempo de aprender a tomar decisiones que le permita un mejor futuro a la nueva generación.

___

*Contador Público, egresado de la Universidad Cooperativa de Colombia y líder de jóvenes.

Instagram: Crecer – Servicios Contables

Facebook: Crecer – Servicios Contables

Esta columna encierra el pensamiento del autor, en ningún caso es la posición de Río Grande.

Visited 16.587 times, 1 visit(s) today
Cerca de