Written by 1:00 am OPINIÓN

Reactivación del transporte ferroviario en Colombia

Muy niño, viajé con mis padres a la graduación de mi hermana mayor en el Colegio Nuestra Señora del Rosario, en lo que se conoció como el “Expreso del Sol”, línea férrea que iba desde Bogotá hasta Santa Marta, hicimos ese recorrido desde Santa Marta ida y vuelta hasta Bogotá, fue un viaje maravilloso, del que aún tengo recuerdos en mi memoria; por los rieles del Expreso del Sol, entraron y salieron de productos que hicieron crecer la economía nacional.

Por: Alberto Rafael Cotes Acosta | Los motivos, causas y orígenes por los cuales el transporte de carga y pasajeros por tren en Colombia se acabó, son diversos, pero en este momento de la historia no es dable detenerse en esos aspectos, si no por el contrario, y aprovechando que el transporte férreo viene experimentando debemos centrarnos en el cómo reactivar ese modelo de transporte.

“Los buenos gobiernos se conocen cuando lo que hacen vale más de lo que sus opositores dicen”: Antonio Maura y Montaner.

El transporte ferroviario ha experimentado una especie de renacimiento en Colombia en los últimos años, y sobre todo, en el actual gobierno, estimulado por la necesidad de soluciones de movilidad más eficientes y sostenibles. Este renacer del transporte férreo, ha fomentado un debate bastante  significativo sobre qué tipo de trocha es más adecuada para el país: la trocha estándar o la trocha yárdica (que es la que tenemos).

Desde hace años, se han venido desarrollando diferentes estudios, por parte del gobierno nacional, buscando establecer una hoja de ruta para la reactivación del sector ferroviario en el país, todos esos estudios coinciden en que la trocha estándar, que tiene una separación de 1.435 metros entre rieles, es la más adecuada para esta reactivación, ya que con ella se garantiza: a) Compatibilidad Internacional, sobre todo con los países vecinos, pero también el intercambio de equipo rodante, puesto que este tipo de trocha es utilizada en la mayoría de los sistemas ferroviarios globales; b) Mayor capacidad de carga, ya que con esta trocha se pueden soportar cargas más pesadas a las que actualmente se mueven con la trocha yárdica que se utiliza en el país; y c) Mayor estabilidad, ya que esa separación entre rieles ofrece mayor estabilidad, sobre todo en terrenos irregulares como los que caracteriza nuestra geografía.

Ahora bien, la trocha en la que está constituida nuestra red ferroviaria, con una separación 0.914 metros, es más estrecha y ha sido implementada en ciertos sistemas ferroviarios regionales, y sus defensores plantean que, para el caso de Colombia se tendrían un menor costo de construcción, mayor agilidad y mayor eficiencia energética. Pero en mi parecer, estos defensores dejan de lado aspectos importantes como los que mencioné arriba, lo que denota – en mi parecer – una falta de visión global y pensamiento pequeño en cuanto a la envergadura de lo que se puede hacer en  Colombia, lo que es uno de nuestros principales males: Creer que no podemos hacer las cosas en grande.

Es indiscutible para mí, que la red férrea colombiana necesita de un cambio a trocha estándar por razones estratégicas, de interoperabilidad con redes ferroviarias de grandes ciudades y de oportunidad en los mercados internacionales, es decir de competitividad. Sin embargo, y como parece ser en muchas otras cosas que suceden al interior del gobierno nacional, al Presidente Petro, o no le están contando toda la verdad, o la información que le llega es sesgada y/o fragmentada (quien sabe bajo que intereses) o simplemente, las personas a las que ha puesto a cargo no son lo suficientemente competentes para entender la importancia estratégica, no solo para el Gobierno Petro, sino para el país en términos de crecimiento económico y competitividad, que es a la larga lo que verdaderamente importa).

En mi opinión muy personal, creo que el mayor error del gobierno Petro, ha sido y sigue siendo, tratar de obtener “gobernabilidad” permitiendo el nombramiento en mandos altos y medios de todo el aparato gubernamental, de profesionales y técnicos, que vienen de las entrañas de los partidos tradicionales y obedecen, no a los intereses del gobierno en si, ni a los intereses supremos de la nación, si no a los intereses de esos partidos tradicionales y sus “jefes”, por lo que en muchos casos, no solo se entorpece la labor del gobierno, si no, que incluso, esta es saboteada desde adentro.

Por fortuna, existe un grupo de profesionales, muchos de ellos santandereanos, entre los que se cuentan ingenieros de transporte y vías, ingenieros civiles, ingenieros industriales y de seguridad industrial, arquitectos, economistas, abogados, etc., dispuestos a proponerle al gobierno nacional y específicamente al Presidente Gustavo Petro, iniciativas legales y técnicas para la reactivación de la red ferroviaria colombiana, con datos e instrumentos ciertos, que espero le den las herramientas para sacar adelante tan importante proyecto para el país.

Ojalá el Presidente Petro se anime a atenderlos y a escucharlos.

___

*Arquitecto, especialista en evaluación y gerencia de proyectos, especialista en gerencia e interventoría de obras.

X: @a_cotes

Instagram: Alberto_cotes

Tik Tok: @betocotes

Esta columna encierra el pensamiento del autor, en ningún caso es la posición de Río Grande.

Visited 15.728 times, 1 visit(s) today
Cerca de