Written by 1:05 pm NACIONAL

Reforma pensional puede quedar en veremos. Tiene sus días contados en el Congreso

La iniciativa debe estar aprobada antes del 20 de junio y surtir etapas en Cámara que en Senado se tardaron casi medio año.

Hoy, la reforma pensional, otra de las iniciativas del corazón del petrismo, amenaza con terminar archivada ante la premura de los tiempos del Congreso.

Aun cuando cuenta con mayorías, grandes escuderos, y superó un accidentado trámite en Senado, el proyecto que ya fue aprobado en sus primeros dos debates, corre el riesgo de quedar estancado en la Cámara de Representantes.

Y si bien los tiempos no dejan de ser apretados, las polémicas que rodean el ‘Gobierno del cambio’ influyeron para poner la iniciativa en el congelador. Por cuenta del escándalo sobre presuntas coimas y corrupción para el trámite de las reformas que salpican a los presidentes de Senado y Cámara, Iván Name y Andrés Calle, respectivamente, esta semana el Ejecutivo no tuvo de otra que frenar los proyectos a la espera de que baje la marea.

Al margen de ello, lo cierto es que cada día cuenta y aquel refrán que reza que “el tiempo vale oro” retumba con cada vez más fuerza en la Casa de Nariño. Según el cronograma legislativo, la reforma debe ser aprobada por la Comisión Séptima de la Cámara en su tercer debate antes de dar el salto a la plenaria, donde afrontaría su cuarta y última discusión.

No obstante, en la Comisión primero deberán asignar ponentes, que tienen la tarea de radicar documentos en los que avalan, niegan o modifican lo aprobado por el Senado. En un escenario que no dejaría de ser atípico –aun cuando Petro tiene mayorías en esa célula legislativa–, el trámite podría durar hasta dos semanas, a lo que se sumaría otra semana mientras se resuelven impedimentos o proposiciones, para finalmente ser votada.

Es decir, siendo optimistas, el proyecto podría superar su tercer debate y quedar listo para la discusión en plenaria a principios de junio. A partir de allí comienza una maratónica carrera, pues en solo 20 días el proyecto deberá surtir las mismas etapas. Para dimensionar el desafío basta decir que todo ese trámite –la discusión en Comisión y luego en plenaria– le demandó al Senado más de medio año.

Un último camino que podría ser la solución a la carrera contrarreloj del Gobierno son las sesiones extras, en las que el propio Ejecutivo cita al Congreso para discutir determinadas iniciativas una vez concluyen las sesiones ordinarias. No obstante, dentro de la propia coalición de Gobierno hay dudas sobre esa alternativa.

Visited 9.902 times, 1 visit(s) today
Cerca de