Written by 1:00 am OPINIÓN

Música: literatura con poder

“Amor y Control” nos parece estar escuchando un evangelio o “Plantación Adentro” una historia real sobre racismo del siglo XVIII, “El Padre Antonio y su monaguillo Andrés”, una emotiva crítica política, “Decisiones” una sinopsis de la vida cotidiana. En tiempos de artistas efímeros y precoces, es una obligación valorar la vida y obra de prominentes seres que han envejecido ante nuestros ojos dejando el alma en lo que saben hacer.

Por: Heyner Mancera Rincón | De Toga y Birrete se vistió el mundo salsero el pasado 28 de mayo por cuenta de Rubén Blades Bellido de Luna Díaz, quien recibió de manos del presidente de la Universidad de Princeton, el título de doctor en música en Nueva Jersey (EU). Vale recordar que en 2016 la Universidad de Panamá ofreció un Doctorado honorífico a Blades, pero este lo rechazó por razones éticas.[1]

Princeton es de las universidades más prestigiosas del mundo con profesores como Albert Einstein quien dio clases allí sus últimos años de vida, estudiantes como Alan Turing, John F. Kennedy o Jeff Bezos.  El Dr. Blades recibe este reconocimiento a sus 76 años de vida por su colosal aporte a la música (Salsa, Jazz, Rock, Folclor…) al activismo social, político, anti racial, indígena, inmigrante, su desempeño como actor, compositor, abogado, arreglista, escritor, en fin, un verdadero genio creativo al estilo Da Vinci.

Buena parte de su obra está en nuestra memoria, la hemos cantado y bailado.  Sin embargo, al observar con detenimiento sus composiciones, como “Amor y Control” nos parece estar escuchando un evangelio o “Plantación Adentro” una historia real sobre racismo del siglo XVIII, “El Padre Antonio y su monaguillo Andrés”, una emotiva crítica política, “Decisiones” una sinopsis de la vida cotidiana, Maestra vida, Pedro Navaja, Caminando, Patria etc., son verdaderas crónicas.

No en vano expresó el Nobel García Márquez al panameño: “tú eres un periodista que canta…Un cantador de historias”.[2]  Por su parte el escritor Mexicano Carlos Fuentes[3] le dijo: “yo escribo una novela de 250 páginas, Pedro Navaja dura 7 minutos y la entiende todo el mundo. Y la siguen cantando una y otra vez, eso es poder; Y la literatura quisiera tener ese poder”[4].

Sin embargo, frente a esta aparente disyuntiva planteada por Fuentes, la música es literatura con poder.  Esto demostró la Real Academia Sueca al entregar el Premio Nobel de Literatura en 2016 al músico, compositor, cantante y poeta estadounidense Bob Dylan por “haber creado nuevas expresiones poéticas dentro de la gran tradición de la canción estadounidense”.[5]  En este sentido, explica el escritor Colombiano Renson Said Sepulveda[6] que música y literatura nacieron juntas; Homero hace mas de 2700 años en la Iliada, escribió: “La cólera canta, Diosa, del Pélida Aquiles, maldita, que causó a los aqueos incontables dolores[7]; De igual forma los salmos (mil años antes de Cristo) se considera el culmen de la experiencia religiosa por ser oración, poesía y canto al tiempo.  Mas recientemente Toni Morrison (Nobel 1993) escribió su novela jazz en la estructura musical de una pieza de Jazz.  Julio Cortázar y Charlie Parker, García Márquez y Rafael Escalona, entre muchas, son pruebas tangibles de la íntima y antigua relación Música-Literatura, señala Sepúlveda.

Princeton conoce perfectamente el peso específico del Poeta de la Salsa, sus influencias desde Kafka, pasando por Albert Camus, Benny Moré, hasta su abuela Emma Blades, espiritista, pintora y poetisa.  Su vida es un dechado de virtudes donde no cabe la frase “zapatero a tus zapatos”.

Como dato interesante, Blades concibió Pedro Navaja en  1962, pero este relato vio la luz en 1978, es decir Dieciséis (16) años revoloteando en su mente.  Algo así como Cien años de Soledad, incubada en la mente del Nobel en 1952, escrita en 1966 y parida en 1967.  Quince (15) años revoloteando en su mente.  La paciencia es una virtud que conduce a la sabiduría.  En tiempos de artistas efímeros y precoces, en tiempos donde ser mayor de 70 años es sinónimo de desecho, es una obligación valorar la vida y obra de prominentes seres que han envejecido ante nuestros ojos dejando el alma en lo que saben hacer.  55 años de vida artística son una verdadera demostración de poder.

Rubén Blades tiene todas las características para ser Nobel de Literatura como Dylan. (Con quien tuvo un ameno encuentro en Los Ángeles en 1988) No descarta la idea de ser presidente de Panamá como lo expresó en 2019 en una entrevista con Julio Sánchez Cristo[8], así que esperaremos pacientemente esas dos nominaciones en un futuro no lejano y así pasar de la toga y el birrete a la Maracas y el sombrero porkpie en Estocolmo. (SE)

___

*Magister en Gestión Ambiental, Especialista en Química Ambiental, Ingeniero Biomédico, Secretario de Medio Ambiente y Educación, Asesor MinAmbiente, Docente Universitario e Instructor SENA.

X: @heyner_mancera

TikTok: @heyner.mancera

Esta columna encierra el pensamiento del autor, en ningún caso es la posición de Río Grande.

___

[1] ¿Por qué Rubén Blades rechazó el doctorado de la U de Panamá? (pulzo.com)

[2] La curiosa anécdota del libro de Gabriel García Márquez con una dedicatoria que le llegó a Rubén Blades más de 30 años tarde. (Infobae)

[3]Premio Miguel de Cervantes (España), 1987

[4] Las anécdotas de Rubén Blades: de Bob Dylan y García Márquez a Denzel Washington y Piero. (La Nación)

[5] Bob Dylan gana el premio Nobel de literatura. (The New York Times)

[6] Escritor y Ensayista Colombiano. (Crónicas)

[7] Primeros versos de la Ilíada

[8] Rubén Blades: “América Latina sigue evolucionando». (Cambio Colombia)

Visited 16.835 times, 1 visit(s) today
Cerca de