Written by 1:00 am OPINIÓN

En la búsqueda de un gentilicio

Desde hace 30 años, se ha pensado en la creación de una unidad territorial denominada Departamento del Magdalena Medio.​ El presidente Gustavo Petro volvió a poner el tema de moda en 2022. Barrancabermeja y las regalías generadas por el petróleo son el debate central que frena esta propuesta.

Por: Juvenal Bolívar Vega |  El Magdalena Medio es un paraíso terrenal en la mitad de todo, una zona formada por el río Magdalena entre los rápidos circundantes con la ciudad tolimense de Honda, y la entrada del río a las llanuras costeras del Mar Caribe.

La región se centra en los departamentos de Antioquia, Bolívar, Boyacá, Cesar y Santander. Y, en menor medida, una subregión que integra una pequeña zona ubicada entre Caldas, Cundinamarca y Tolima.

Entre los municipios se destacan Barrancabermeja, considerada la segunda ciudad de Santander en importancia y es considerada de facto como la capital del mentado departamento del Magdalena Medio, también hacen parte Aguachica, La Dorada, Puerto Boyacá y Puerto Berrío.

Esta es una tierra rica en productos agrarios, ganadería, minería y pesca. Se destaca especialmente por la ganadería y, en Barrancabermeja, por la refinación de petróleo. En los años 1980, la región se convirtió en uno de los focos de paramilitarismo y de la subsiguiente guerra sucia entre paramilitares y guerrilleros.

Desde hace aproximadamente 30 años, se ha pensado en la creación de una unidad territorial denominada Departamento del Magdalena Medio.​ El presidente Gustavo Petro volvió a poner el tema de moda en 2022. Durante una visita a San Pablo, Bolívar, el jefe de Estado, aseguró que la región del Magdalena Medio debía reorganizarse.

Petro aseguró durante su intervención en San Pablo que las personas de este municipio se tienen que desplazar hasta por ocho horas para realizar trámites en la capital, lo cual no es justo. Si esta propuesta se analizara únicamente desde el punto de vista de las distancias, la necesidad geográficamente sería innegable, pues muchos de estos municipios que conforman la región del Magdalena Medio no cuentan con un hospital de nivel tres.

Solo en el sur de Bolívar, la comunidad se tiene que desplazar hasta Cartagena en búsqueda de servicios de salud de calidad ante la falta de atención al estado de vías y centros de salud.

La primera vez que se tocó este tema fue en 1993, cuando alcaldes del sur de Magdalena, sur de Bolívar y sur del Cesar hicieron el llamado para la conformación de este departamento. Dicha propuesta nunca pasó a mayores, y fue hasta 2008 que se impulsó como proyecto en el Congreso (integrando a Santander y a Antioquia), cuando se habló de la viabilidad de unir a una región con el fin de mejorar la redistribución de los ingresos y así formar un departamento competente.

En aquel entonces, los gobernadores de Antioquia y Santander se opusieron a la iniciativa y finalmente la propuesta no pasó a debates en el Congreso de la República.

La última vez que en Colombia se dio un hecho similar fue con la gran reforma de 1966, cuando se crearon hasta cuatro departamentos durante la presidencia de Guillermo León Valencia. En aquel entonces, mediante acto legislativo, la Intendencia de la Guajira fue convertida en departamento, mientras que también se crearon el Quindío y Risaralda al segregar el departamento de Caldas.

Esta idea de departamento, nuevamente toma fuerza en el año 2009 por una corriente ciudadana impulsando la recolección de firmas para llamar a consulta popular para definir si los pobladores de esta región quieren o no que se cree el departamento del Magdalena Medio. Al final, la propuesta no prosperó, aunque se logró que Barrancabermeja fuese declarada Distrito Especial.

Barrancabermeja y las regalías generadas por el petróleo son el debate central que frena esta propuesta, pues Santander no quiere dejar ir este municipio que tanto le aporta al desarrollo del departamento y a la atención de los habitantes de esta región.

De hecho, Santander perdería su acceso fluvial (al río Magdalena) y las regalías del petróleo que tiene Barrancabermeja; lo mismo Antioquia y Bolívar que perderían muchos municipios. Esta propuesta es compleja y en primera instancia, parece infructuosa, solo que quien la orienta es el presidente de la República. Los principales opositores a esta propuesta son los gobernadores de los departamentos que perderían territorio e ingresos.

La propuesta todavía no tiene nada concreto. De hecho, tiene que volver a crearse el proyecto y será un largo debate para que Colombia tenga 33 departamentos. Según la Ley 2200, donde se definieron los parámetros en caso de crear un nuevo departamento, el Congreso es la institución encargada de aprobar o no la nueva entidad territorial.

Lo que indica la normatividad es que los congresistas deben fijar los límites territoriales en este nuevo orden departamental y por ley se podría decretar la formación de un nuevo departamento. Esto se debe hacer con estudios limítrofes y teniendo en cuenta normas y estudios técnicos e incluso características culturales de cada comunidad.

Es imperiosa la necesidad de atender a más de un millón de habitantes que comparten una cultura centenaria, que han sufrido y enfrentado el conflicto, son voceros legítimos del río Magdalena y aún esperan que su país los ubique en el mapa bajo el valor de justicia con la región que ha aportado en la construcción de hospitales, vías y escuelas del país, pero poco ha recibido a cambio.

____

*Comunicador Social, MBA con concentración en Marketing Digital, Docente universitario.

Twitter: @JuvenalBolivar

Linkedin: Juvenal Bolívar Vega

Esta columna encierra el pensamiento del autor, en ningún caso es la posición de Río Grande.

Visited 17.893 times, 1 visit(s) today
Cerca de