Written by 1:00 am OPINIÓN

Preocupa la inseguridad alimentaria en Colombia y Barrancabermeja

Encontré un trancón en la vía, creí que era un accidente, pero me equivoqué, eran varios conductores estacionados comprando buñuelos.

Por: Oswaldo Ríos Carrascal | Diariamente se frecuentan situaciones que en otro lugar pasarían desapercibidas, aparte de la comentada como también la evidenciada cuando encontramos personas buscando comida en las bolsas de basura que se va a botar. Asimismo, ver como varias personas no comen sino una sola vez al día.

Ese panorama es el actual, y así se trabaje para comer, se tenga cultivado o se vendan alimentos, las personas se alimentan, pero no se nutren bien, se asegura algo para satisfacer la necesidad, preguntándonos, ¿será eso lo que necesitamos en nuestro organismo para poder crecer y desarrollar nuestro cuerpo?

El acto voluntario y necesario de comer nos lleva a analizar si todos somos beneficiados en el mundo Colombia, Barrancabermeja y la región del Magdalena Medio siguiendo lo recomendado por los profesionales de la salud, especialmente por nutricionistas y dietistas, quienes de acuerdo al caso emiten sus conceptos favorables o desfavorables sobre alimentación, nutrición, seguridad alimentaria y nutricional.

Comer es un derecho y un deber, el problema es está en encontrar qué, los primitivos pobladores recolectaban y buscaban imitando a los animales su propio alimento. Nos alimentamos y nutrimos en las primeras edades, pero, ¿bajo las mismas condiciones sociales, económicas, culturales y políticas todos los seres humanos?

La alimentación es mucho más que comer: en ella se combinan aspectos relacionados con la salud, física y mental, el bienestar corporal, la identidad cultural, la conservación del patrimonio material e inmaterial, la viabilidad de las actividades productivas agrarias, el desarrollo rural, la salud de los agroecosistemas, las actividades de transformación agroalimentaria, la sostenibilidad del consumo energético y la equidad en las relaciones entre países desarrollados y periféricos, arranca con lo que es alimentación (Renting y Wiskerke,2010, Petrini et al, 2016).

Hace muchos años un compañero afirmó: “Estomago con hambre, cerebro que no piensa y cuerpo que no trabaja”. Por eso se mecateaba algo o se satisfacía la necesidad con fritos, chicha, gaseosa, avena o tinto.

Surge entonces la preocupación, cuando se revisan informes como el de la Red Global contra las Crisis Alimentarias (GNAFC), citando a Colombia como uno de los nueve países en América Latina y el Caribe con alto niveles de inseguridad alimentaria, en el que en 2023 más de 24.000 niños y niñas menores de cinco años sufrieron desnutrición aguda, moderada o severa, un aumento del 14 % respecto a los 21.337 casos en 2022, según el Instituto Nacional de Salud (INS).

En abril del 2024, la crisis del hambre siguió siendo una amenaza para la niñez. Según el reciente informe mundial de inseguridad alimentaria, Colombia entró por primera vez en la lista de los países de América Latina y el Caribe que experimentaron altos niveles de inseguridad alimentaria aguda y requirieron algún tipo de asistencia urgente (Ver: informe)

El Dane, en su Encuesta de Pulso Social presentada en junio de 2022, a mayo se redujo a 76.7% la cantidad de hogares en Colombia que consumían tres comidas al día, evidenciando que aproximadamente el 23.3% de los hogares entraron en inseguridad alimentaria, situación que incrementó la deficiencia de micronutrientes en la población en general.

Los mismos analistas expresaron que la denominada inseguridad alimentaria en el mundo, es un proceso que inicia con la preocupación sobre la capacidad de conseguir alimentos suficientes. Si esta se agudiza, el paso siguiente será realizar cambios en la dieta, disminuyendo la calidad y variedad de los alimentos. En etapas más avanzadas de la inseguridad alimentaria, se disminuye la cantidad de alimentos consumidas por los hogares o individuos.

La FAO afirma que la inseguridad alimentaria se presenta cuando una persona carece de acceso regular a suficientes alimentos inocuos y nutritivos para un crecimiento y desarrollo para llevar una vida activa y saludable. Esto debido a la falta de disponibilidad de alimentos y recursos para obtenerlos.

La niñez es la más perjudicada, especialmente la que vive condiciones de movilidad, como el caso de desplazados internos y migrantes. El 43% de familias desplazadas dejó de consumir al menos 1 comida (Encuesta Goce Efectivo de Derechos DANE 2024) y el 63% en el caso de las familias migrantes y refugiados.

Para el Programa Mundial de Alimentos (PMA) ,1,6 millones de personas o el 3% de la población residente analizada enfrentaron niveles severos de inseguridad alimentaria aguda, La situación fue más crítica en las zonas rurales, debido a los fenómenos meteorológicos extremos, principalmente en departamentos como: La Guajira, Sucre, Caquetá, Córdoba, Arauca y Putumayo.

La inseguridad alimentaria aguda rara vez está provocada por una sola crisis o amenaza, más bien se presenta por la interacción entre las crisis y la pobreza. Actualmente, las familias afectadas por la desnutrición aguda, moderada y severa viven en condiciones socioeconómicas precarias y como consecuencia no pueden garantizar su seguridad alimentaria.

La desigualdad que afecta de manera particularmente a la niñez en Colombia, Barrancabermeja y la región del Magdalena Medio debe analizarse con una visión integral que considere los sectores de protección, educación, acceso a agua segura, y no solamente   desde la salud.

Para Arrieta (2024) , en Barrancabermeja se presenta un problema prioritario,  dado que solo produce el 7% de los alimentos que se consumen por parte de sus habitantes, notándose de paso la  inseguridad alimentaria con dos tipos: crónica y transitoria.

Se presenta el hambre por desnutrición y el hambre oculta por malnutrición, aquí cabe recordar el caso de la compra de frituras, comidas rápidas, entre otros, sin tener lo requerido en nutrición. La solución para la problemática presentada, planteada por el citado autor, sería crear sistemas alimentarios que ofrezcan a las personas una alimentación equilibrada, saludable, asequible, sustancial y sostenible.

La capacidad económica para adquirir alimentos ha mejorado parcialmente, luego de superar varios inconvenientes, pero en la actualidad muchos hogares deben recurrir a estrategias de supervivencia para contar con comida en la mesa, tales como: gastar ahorros, comprar a crédito, acudir a prestamistas a diario (pagadiario o gota a gota), vender bienes, reducir gastos en salud, entre otros.

El Programa Mundial de Alimentos mostró en 2023, que sólo uno de cada tres colombianos consume aceptablemente alimentos, mientras que un poco más de la mitad de la población aplica estrategias de afrontamiento, como consumir alimentos menos preferidos, disminuir el tamaño de las porciones y reducir el número de comidas al día. En algunos casos, los adultos limitan sus porciones para que los niños y niñas puedan comer, o pasan días sin comer.

Lo preocupante de la inseguridad alimentaria han sido los conflictos y la inseguridad, las crisis económicas y los fenómenos meteorológicos extremos, siendo a su vez las principales causas de la inseguridad alimentaria aguda.

Habría que preguntarse también, si en las explotaciones comerciales planteadas para aliviar las crisis económicas y sociales en localidades como la nuestra, y otros municipios de la región del Magdalena Medio, cuya vocación es agropecuaria y agroindustrial, ¿los monocultivos orgánicos, la agricultura climáticamente inteligente, la agricultura de precisión son bondadosos con la naturaleza ?, ¿ será qué las soluciones que buscamos en vez de superar los problemas de la inseguridad alimentaria los aumentan más y el remedio resulta peor que la enfermedad?

___

*Magister en educación, especialista en docencia universitaria, Ingeniero Agrónomo.

Instagram: @oswaldorioscarrascal

X: @oswy62

Facebook: Oswaldo Rios Carrascal

Correo electrónico: oswaldorioscarrascal@gmail.com

Esta columna encierra el pensamiento del autor, en ningún caso es la posición de Río Grande.

Visited 36 times, 1 visit(s) today
Cerca de