Written by 1:00 am OPINIÓN

Magdalena Medio, ¿liderazgos en crisis? (Parte 2)

Debido a la publicación de la columna anterior, recibí varios correos, comentarios y reflexiones frente al mismo, en el sentido de cuestionar la causa real de la situación planteada. Es por esto que varias de las preguntas más recurrentes que me hacían los lectores se enfocaban en ¿quién ha formado esos liderazgos? ¿A qué corriente política pertenecen? ¿Son cuadros políticos de quién? ¿Qué formación política tienen esos liderazgos? ¿Cuál es su visión personal frente a lo público y lo político?, etc.

Por: Jaime Ariza Correa | Para empezar a darle respuesta a algunas de las mayores inquietudes expresadas y que podrían ser complementarias. podríamos dividir las respuestas en tres bloques

Un primer bloque con la formación académica. Está claro que haber sido formado en una universidad de las que llaman con “mayor prestigio”, no  garantiza un excelente y correcto desempeño ni en política y mucho menos en lo público, tenemos liderazgos egresados de la Universidad de los Andes, Universidad de la Sabana, Universidad del Rosario, Universidad Externado, Pontificia Universidad Javeriana y hasta de la ESAP, con cualquier cantidad de formación complementaria nacional e internacional, pero que a la hora de afrontar el tema político y público no corresponden a las expectativas generadas en la población, y aún peor, se ven inmiscuidos en escándalos de corrupción a gran escala.

Un segundo bloque tiene que ver con lo que representan esos liderazgos; y nos remitimos a tiempos pasados del “serpismo”, particularmente del Frente de Izquierda Liberal Auténtico (FILA), en quienes algunos de esos liderazgos han dejado toda su admiración y procederes, de igual forma, otro referente que mencionan quienes conocen esos liderazgos son los que se identifican con el “elkinismo” a quien aún hoy le profesan su admiración. Han sido referentes de liderazgos (entre las dos corrientes casi 30 años gobernaron Barrancabermeja) de odios y amores, y aunque sus formas de liderar tienen nombres distintos son muy parecidos en su pregonar y accionar, sólo que los tiempos han ido cambiando y casi que de forma “sagaz” han evadido responsabilidades en lo que se les cuestiona.

Y un tercer bloque tiene que ver con su desarrollo personal; es decir, la capacidad para decir “no, no a contaminarse de corrupción, no a ser un líder de estómago, no a obrar en contra del bien general, no a ser idiota útil de un sistema local que termina representando a ese gran sistema nacional que se ha robado el país por décadas”.

Indiscutiblemente la mayoría de liderazgos que han llegado a ejercer el poder local y regional corresponden a esa atomización de personajes de ansias de poder y dinero que les seduce el llegar a los cargos públicos.

La historia reciente nos dice que cuando emerge un liderazgo nuevo, joven, alternativo, etc., es porque alguna élite política local o regional lo impone, o le brinda ese “status político” del cual ni siquiera un criterio definido poseen; o peor aún, y como sucede en otras regiones del país, un grupo selecto de contratistas “escoge” el posible candidato que estaría dispuesto a “venderles el alma”, sin importar sus principios, su identidad con la ciudad, sus promesas de campaña, ni su credibilidad y aceptación con la Ciudadanía que confía en su liderazgo.

Es difícil -en el espectro actual- reconocer un liderazgo que rompa esas ataduras políticas y públicas en las que se encuentra la ciudad, creería que estamos años luz de un cambio local en los liderazgos. Ni siquiera los relevos generacionales son prometedores, pues la muchachada que veíamos a nivel local en el famoso estallido social, que bloqueó vías exigiendo más inversión social, menos desigualdad, más oportunidades, observamos hoy cómo han sido absorbidos por la burocracia y la politiquería local, tal vez, ignorando que su liderazgo prometedor, visionario y propositivo quedará sumido en la dinámica política y pública de siempre, tal vez, ignorando, que más que un contrato, más que una promesa, cuando se piensa en colectivo con los líderes correctos  estamos beneficiando a todas y todos.

La crisis de liderazgos en Barrancabermeja y la región es inmensa, no se observa un futuro promisorio que logre transformar el ejercicio de la política y la gestión pública; bien lo afirmó en vida el senador Hugo Serrano (QEPD) en un desayuno en el otrora Hotel Pipatón, textualmente dijo: “En Barranca los dirigentes son mediocres, no luchan por lo de acá”, lapidaría en su época, y tristemente aún vigente.

El llamado a Barrancabermeja y el Magdalena Medio en esta época de cambios estructurales es a replantear la forma de ejercer los liderazgos en la vida política y pública, la invitación es a no terminar en Principios de Oportunidad con la Fiscalía General de la Nación, a no acabar con el buen nombre que pueden tener sirviéndole a los territorios como es debido.

A las organizaciones, el llamado es a depurarse de esos liderazgos que dicen ser y representar cambios, pero con prácticas desleales, rastreras y corruptas representando lo mismo. En Barrancabermeja se han vivido historias que no es necesario repetir.

“Debemos usar el tiempo Sabiamente y darnos cuenta que siempre es el momento oportuno para hacer las cosas bien”: Nelson Mandela.

___

*Consultor en planeación participativa local, coordinador de la Red Magdalena Medio en Planeación Participativa.

Twitter: @jimmy_ariza

Facebook: Jaime Alberto Ariza Correa

Instagram: Jimmy_correa10

Correo Electrónico: jaime.arizacorrea@hotmail.com

Esta columna encierra el pensamiento del autor, en ningún caso es la posición de Río Grande.

Visited 14.620 times, 1 visit(s) today
Cerca de